La Bombonera

Juan Román Riquelme, el flamante presidente de Boca Juniors, ha decidido afrontar el desafío de ampliar la capacidad de la Bombonera, una iniciativa que si bien no fue el foco central de su campaña, se ha convertido en una apuesta crucial durante su gestión al mando de la institución xeneize.

A diferencia de sus predecesores, Riquelme ha adoptado una postura realista y pragmática al abordar la cuestión del estadio, un tema vital para el club. Aunque en sus discursos y plataforma de campaña no dedicó demasiado tiempo a la temática del estadio, ahora, al asumir la presidencia, se presenta ante la oportunidad de generar un cambio significativo y entrar en la historia como el presidente que elevó la capacidad del Templo.

Durante la campaña, Riquelme expresó su enfoque pragmático al afirmar que iban a ganar las elecciones y en ese caso consultarían con los vecinos por los terrenos que se necesitan para agrandar la Bombonera. Esta declaración, repetida en más de una ocasión, marca el inicio de una nueva etapa en la que se busca involucrar a la comunidad para llevar a cabo la expansión del estadio.

Nuevas perspectivas y proyectos: El proyecto Esloveno de Fabián Fiori

Aunque Riquelme no ha revelado detalles específicos sobre las opciones de expansión, su enfoque en dialogar con los vecinos sugiere un acercamiento más inclusivo. En este contexto, surge el Proyecto Esloveno, impulsado por el empleado del club Fabián Fiori, que ha ganado aceptación entre algunos vecinos.

El proyecto contempla la compra de propiedades circundantes, desviando la calle Del Valle Iberlucea para permitir la expansión de la Bombonera. Es crucial señalar que este giro de 180 grados respecto al proyecto anterior de Jorge Amor Ameal, la Bombonera 360, evidencia una nueva dirección estratégica bajo la presidencia de Riquelme.

Desafíos y oportunidades: La Importancia de los vecinos

Uno de los mayores desafíos en el camino hacia la expansión es la relación con los vecinos. Según Fiori, hay 67 propiedades que podrían ser adquiridas por Boca Juniors para llevar a cabo el Proyecto Esloveno. La disposición de los vecinos a vender y las complejidades asociadas con la valoración de estas propiedades serán factores clave en el éxito del proyecto.

Riquelme, al mostrarse interesado en el proyecto de Fiori, ha señalado que la clave reside en el diálogo con los vecinos. Si bien el proceso será complejo, la voluntad de comprar propiedades y avanzar en la expansión será determinante.

En definitiva, la Bombonera se encuentra en el centro de una nueva etapa para Boca Juniors. La gestión de Riquelme busca cambiar el enfoque, pasando de proyectos sin eco en la realidad a un diálogo directo con la comunidad. El futuro de la Bombonera, y la posibilidad de ampliarla, dependerá de la habilidad de Riquelme para tejer alianzas, superar desafíos y llevar a cabo una expansión que quedará marcada en la historia del club. Los próximos encuentros con los vecinos y las decisiones estratégicas de Riquelme serán cruciales en este proceso que promete definir el rumbo del estadio más emblemático de Argentina.

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *