Riquelme y Bianchi en Boca

El máximo ídolo Xeneize, Juan Román Riquelme, candidato a la presidencia de Boca Juniors en las próximas elecciones del domingo 17, reveló sus planes para darle un papel de relevancia a una leyenda viviente del club: Carlos Bianchi. Aunque las especulaciones inicialmente apuntaban a un posible regreso de «El Virrey» al banquillo, Riquelme sorprende al considerar la opción de designarlo como presidente honorario en caso de resultar victorioso en los comicios.

La figura de Bianchi como presidente honorario marcaría un hito en la historia de Boca Juniors, siendo un movimiento audaz que busca combinar la experiencia y la sabiduría del exentrenador con la visión de Riquelme para llevar al club a nuevas alturas. Este nombramiento, sin precedentes para una figura icónica, sigue la tendencia internacional, especialmente en clubes de Europa, donde personajes legendarios asumieron roles similares.

Uno de los ejemplos más destacados es el de Alfredo Di Stéfano en el Real Madrid. Desde el año 2000 hasta su fallecimiento en 2014, la «Saeta Rubia» ocupó el cargo bajo la presidencia de Florentino Pérez, contribuyendo con su vasta experiencia y conocimiento al club blanco. Otro caso emblemático fue el de Johan Cruyff en el Barcelona en 2010, coincidiendo con uno de los períodos más gloriosos en la historia del club catalán en términos de títulos y renombre.

La idea de Riquelme también encuentra eco en situaciones de menor renombre, como Silvio Berlusconi, presidente de honor en el Milan en 2012, Diego Maradona en el Dynamo Brest de Bielorrusia en 2018 y Pelé en el Cosmos de Estados Unidos en 2011.

En territorio argentino, la noción de presidentes honorarios no es ajena. Amadeo Carrizo ocupó ese puesto en River hasta su fallecimiento en 2020, mientras que figuras políticas como Facundo Moyano en Alvarado de Mar del Plata, Daniel Scioli en Peñarol de MDQ y Juan Domingo Perón en Racing y Atlanta también han sido homenajeadas con roles similares.

Cabe destacar que, incluso en la historia de Boca, ha habido intentos previos de designar presidentes honorarios. Un ejemplo notable fue el nombramiento del Teniente General Alejandro Agustín Lanusse, presidente de facto de Argentina entre 1971 y 1973. Sin embargo, esta designación fue derogada por la Asamblea de Representantes de Socios del club en 2020, evidenciando la complejidad y la delicadeza de tales decisiones.

La posible designación de Carlos Bianchi como presidente honorario en Boca Juniors, de concretarse, no solo sería un reconocimiento a la contribución excepcional de un ícono del fútbol, sino que también podría marcar el inicio de una nueva era en la gestión y liderazgo del club. El domingo 17, los socios decidirán el destino de Boca, y con ello, la posibilidad de ver materializado este cambio histórico.

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *