Boca VS Tigre por la Liga Profesional

El estadio de La Bombonera fue testigo de una inusual derrota de Boca Juniors en su propio terreno ayer, cuando se enfrentaron a Tigre en un partido que dejó mucho que desear para los aficionados xeneizes. Aunque el técnico, Jorge Almirón, ha demostrado solidez en su ciclo en cuanto a resultados, esta vez, la imagen del equipo no estuvo a la altura de las expectativas.

Si bien es cierto que Boca venía de una serie desgastante con Racing y no alineó a todos sus titulares, se esperaba que el equipo local hiciera una mejor presentación. Repitieron cinco jugadores de la serie contra Racing, pero la alineación no parecía coincidir con la visión de juego que el entrenador busca instaurar, caracterizada por la posesión, el juego interior y la generación de peligro desde las bandas.

Tigre demostró ser superior en la primera mitad del partido, dominando el centro del campo con una ocupación inteligente de espacios, intensidad y compromiso en la presión, así como una fluidez en el juego asociativo. Fue un 5 contra 2 en la zona media, donde Tigre con Prediger, Menossi, Castro, Paradela y Molinas superaron a Equi Fernández y Campuzano. Esto permitió que Tigre se fuera al descanso con una ventaja, gracias a un cabezazo preciso de Abel Luciatti a la salida de un córner.

En el segundo tiempo, Jorge Almirón hizo ajustes tácticos para corregir la falta de control en el medio campo, retirando un delantero y sumando un hombre más en el centro. Además, avanzó a Advíncula y Zeballos como extremos. Estos cambios permitieron que Boca dominara más la posesión y ejerciera presión sobre el área rival. A pesar de estas mejoras, el arquero de Tigre, Romero, se mantuvo sólido cuando fue necesario para mantener a su equipo en ventaja.

Sin embargo, Boca todavía luchaba por encontrar la creatividad necesaria para romper la sólida defensa de Tigre, que se replegaba cada vez más. El equipo local abusó de los centros, volviéndose predecible y fácil de defender. La única ocasión clara fue un tiro libre de Cavani que prometía más de lo que finalmente generó, ya que se fue por encima del travesaño.

A pesar de la derrota, Boca Juniors sigue enfocado en la Copa Libertadores, donde se encuentra en las semifinales. Sin embargo, no puede permitirse regalar puntos en los partidos previos a la serie contra Palmeiras. Por otro lado, Tigre inició el ciclo bajo la dirección de Pusineri con una gran victoria, renovando la confianza y escapando de la zona de descenso.

La derrota de Boca frente a Tigre plantea preguntas sobre la consistencia del equipo en el futuro inmediato. ¿Fue un tropiezo pasajero o una señal de preocupación para los fanáticos del Xeneize? La respuesta solo se revelará en los próximos encuentros y, sobre todo, en la Copa Libertadores.

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *