Pasacalle en la Bombonera

En medio de la incertidumbre sobre el futuro electoral en Boca Juniors, la espera por la decisión de la Cámara de Apelaciones en lo Civil genera tensiones que se reflejan en La Bombonera. En las primeras horas del día, el estadio emblemático amaneció adornado con pasacalles que expresan la división entre el oficialismo y la oposición, todo en el marco de la medida cautelar de la jueza Alejandra Abrevaya que suspendió las elecciones.

Las banderas que se despliegan en varias puertas de acceso de La Bombonera apuntan directamente a los candidatos Andrés Ibarra y Mauricio Macri, quienes han sido objeto de acusaciones por parte de Juan Román Riquelme, actualmente vinculado al oficialismo. Los pasacalles claman: «El club es de los socios» y «no a la intervención», reflejando la resistencia ante lo que Riquelme ha denunciado como intentos de «privatizar el club para fines políticos».

La primera frase, «El club es de los socios», se vincula directamente con la crítica de Román hacia la oposición, sugiriendo que buscan instrumentalizar la institución con objetivos políticos. Este enfrentamiento se suma a la serie de tensiones que han caracterizado la campaña electoral en Boca.

No es la primera vez que La Bombonera se convierte en escenario de expresiones visuales durante este proceso electoral. Carteles anteriores, con el escudo de River y mensajes irónicos dirigidos a Riquelme, evidencian la intensidad de la contienda en La Boca. La polarización y las manifestaciones gráficas se han convertido en parte integral del panorama político del club en este contexto electoral.

La resolución sobre la medida cautelar se espera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, que tiene como plazo máximo el jueves a las 9:30 de la mañana. La decisión de la Cámara determinará si las elecciones se llevarán a cabo el 17 de diciembre, última fecha disponible según el calendario. En caso de que se ratifique la cautelar, la imposibilidad de realizar los comicios en 2023 llevaría a una espera hasta marzo del 2024, postergando la participación de los socios en las urnas.

En este escenario de incertidumbre, la expectativa se centra en la resolución judicial y en cómo impactará en el futuro político de Boca Juniors. La división en el club, evidenciada por los pasacalles en La Bombonera, refleja la complejidad y la tensión que rodea este proceso electoral que va más allá de las canchas de juego.

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *