Sebastian Villa condenado

Boca Juniors se encuentra sumergido en una disputa legal con su exjugador, Sebastián Villa. El colombiano, condenado a dos años y un mes de prisión en suspenso por un delito relacionado con la violencia de género contra su expareja, Daniela Cortés, ha generado una nueva polémica tras declararse en libertad de acción de forma unilateral.

La FIFA, ha definido su postura se ha declarado incompetente para sancionar al jugador de ninguna forma, ya sea deportiva o económicamente. Este veredicto ha dejado atónita a la dirigencia xeneize, que había iniciado un proceso judicial en contra del futbolista.

El tribunal, liderado por la jueza Claudia Dávalos, consideró a Villa «penalmente responsable de amenazas coactivas, en concurso real, con lesiones leves calificadas». Ante esto, la dirigencia de Boca decidió apartar al delantero del plantel azul y oro, negándole la participación en los partidos dirigidos por Jorge Almirón.

Villa, en su derecho, continuó entrenándose, pero semanas después optó por regresar a su país natal y más tarde se trasladó a España, donde fue visto en un entrenamiento con la indumentaria de Unión Deportiva Lanzarote, de la Tercera División RFEF. Sin embargo, la situación tomó un giro inesperado cuando el jugador se declaró en libertad de acción y firmó contrato con Beroe Stara Zagora de Bulgaria.

«Hicimos nuestro análisis con nuestros abogados, analizamos toda la parte legal que tiene en el medio y nosotros consideramos que él rescindió su contrato con justa causa y que es un jugador libre», comentó Hernán Banato, presidente del club búlgaro, en una entrevista con Dsports, tras adjudicarse al colombiano hasta junio de 2025.

Boca Juniors, considerando que esta acción iba en contra del vínculo formal con la institución, reclamó a la FIFA la liberación del cupo de extranjero, un resarcimiento de 5 millones de dólares y sanciones deportivas. No obstante, la FIFA se declaró incompetente este jueves, afirmando que el caso debe ser tratado en la Justicia laboral de Argentina, donde la demanda del club argentino se encuentra en una primera instancia.

La CD de Juan Román Riquelme podría apelar al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), conocido como el último eslabón en reclamaciones de este tipo. Aunque la incertidumbre persiste sobre si Boca decidirá llevar sus papeles a Lausana, Suiza, para que el TAS intervenga.

Este enfrentamiento legal revive el recuerdo del reclamo de Boca Juniors ante el TAS en 2018 por el resultado de la segunda final de la Copa Libertadores, tras la agresión al micro de la delegación en las inmediaciones del estadio Monumental. Hace cuatro años, el ente falló a favor de River Plate, sancionándolo con dos partidos a puertas cerradas en condición de local.

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *