River pierde con Rosario Centra por la Copa de la Liga

En una noche llena de sorpresas y estrategias tácticas, River Plate volvió a tropezar con su talón de Aquiles: la falta de gol. La derrota ante Rosario Central en la semifinal de la Copa de la Liga dejó al equipo de Demichelis fuera de competencia y con más preguntas que respuestas.

Desde el momento en que se anunció que el rival sería Central, River puso toda su atención en neutralizar a Jaminton Campaz, el verdugo en el último enfrentamiento en el Gigante de Arroyito. El técnico apostó por un cambio táctico, con Sebastián Boselli debutando como lateral derecho y Paulo Díaz asumiendo el rol de primer marcador central para brindar mayor solidez defensiva.

El planteamiento inicial buscaba contener las embestidas de Campaz, pero a medida que el partido avanzaba, River comenzó a desdibujarse. A pesar de dominar el juego durante los primeros 45 minutos, la posesión constante no se tradujo en oportunidades claras de gol. La única ocasión destacada fue un potente remate de DLC desde fuera del área que casi sorprende al arquero Broun.

La falta de contundencia en el área rival y la monotonía en el juego del campeón se hicieron evidentes en la segunda mitad. Las constantes modificaciones tácticas de Demichelis no lograron cambiar el rumbo del partido, y Central, aprovechando la desorganización defensiva de River, se animó a buscar el gol.

El despliegue de Rondón, a pesar de un rendimiento flojo, dejó una oportunidad clara para Colidio, pero el delantero no logró capitalizarla. Mientras tanto, la movilidad de Barco desapareció, y los cambios realizados por el DT no surtieron efecto. La decisión de juntar a De la Cruz, Solari, Lanzini y Echeverri dejó a Enzo Pérez como único encargado de la contención, exponiéndolo a una lesión que podría significar su despedida de River.

La paradoja de la noche fue que, a pesar de un penal atajado por Armani y de contener a Campaz, la falta de eficacia en el área condenó a River. La eliminación en la Copa Argentina deja a Demichelis con la esperanza de una posible revancha en el Trofeo de Campeones, mientras que Russo y Central celebran un año impecable, incluyendo un golpe contundente a un River que atraviesa una racha complicada.

Foto: Luciano Bisbal/Getty Images

Por Federico Barrios

Soy un periodista deportivo apasionado por el fútbol argentino y su cultura. A través de la escritura, mi objetivo es transmitir la emoción y la pasión que rodean a este deporte. He recorrido estadios, entrevistado a jugadores y compartido historias que capturan la esencia del fútbol en Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *